Análisis de Portal 2

Portal 2 logo

No era uno de los temas que tenía pensados para la primera entrada «de verdad», pero lo he terminado hoy y me gustaría hablar sobre él.
Antes de haberle probado, con esas capturas que había visto en las que había plantas, agua y hasta indicios de selva parecía que iba a ser algo muy distinto a la primera parte. Pero nada más lejos de la realidad, esta segunda parte continua el estilo de la primera a rajatabla, obviamente tiene sus novedades, como no, pero el estilo de juego no cambia.

Según empezamos, el inicio es espectacular, se nota que en ese aspecto está bastante más trabajado que el primero, y no sólo eso, los escenarios son más detallados y tienen más vida, no son esas cámaras tan asépticas de la primera parte. En estos aspectos y en muchos otros, como en del desarrollo de los personajes, los diálogos, y los detalles como donde nos encontramos, como empezó todo y qué pasó ahí nos hacen ver que Portal 2 ya no es un experimento jugable, si no un juego muy cuidado y desarrollado con la idea de ser un superventas.

En materia jugable como dije anteriormente sigue en la línea del primero, con partes en forma de cámaras de pruebas y partes en las que vas avanzando por donde puedes sin saber muy bien a donde te diriges.
Hay grandes novedades jugables que sin cambiar el estilo dan mucha variedad y sorprenden según las vamos viendo, como por ejemplo la de los geles, y no diré más para los que no lo hayan jugado aún.
Quizás en este apartado en lo que más se diferencia con el primero es que la curva de dificultad no es ni mucho menos tan progresiva, habiendo casos en los que te bloqueas en un puzzle, te devanas los sesos hasta que lo sacas, y luego los tres o cuatro siguientes nada mas ver la sala ya sabes lo que hay que hacer.

Algo que también sigue pasando es lo de que si te bloqueas en una parte mucho rato, normalmente lo mejor que puedes hacer es quitar el juego e intentarlo al día siguiente, porque probablemente luego lo saques en dos minutos. La mente humana es extraña, se obceca en hacer las cosas de una forma, normalmente más complicada de lo que debiera, pasando por alto detalles obvios, cuando luego todo es mucho más simple de lo que parece a simple vista, cumpliéndose muchas veces el principio de la navaja de Occam. Pues esto pasa con muchísima frecuencia en Portal 2.

El apartado gráfico mejora bastante, no en la parte técnica, que sigue utilizando el famoso motor Source, el que Valve utiliza en todos sus juegos, aunque una versión actualizada que mejora la iluminación y las sombras. No, mejora en el apartado artístico, el juego ya no tiene esos escenarios tan desangelados y vacíos, e incluso en las cámaras de pruebas, que se podría decir que son los escenarios simples, vemos paredes movidas, suelos agrietados, objetos rotos…
En definitiva se podría decir que tiene una ambientación brutal, si bien técnicamente hoy en día no es gran cosa. Aunque eso también tiene su lado bueno en forma de requerimientos de hardware en la versión pc, que es la que yo he jugado.
Con un Athlon II X3 445, un procesador de gama más bien baja, y una ATI 5670 de 512 MB, una gráfica de gama media tirando a baja el juego se mueve perfectamente a una resolución de 1280×1024 (más que en PS3 y Xbox360), todos los detalles en alto y activando pijadas tales como el Vsync, antialias, anisotrópico…
La única vez que me tironeó un poco fue en una parte que salta una gran cantidad de gel de un difusor a un portal y del otro portal a otra parte, mostrando todo eso en pantalla.

Sala rota e invadida por la maleza
Como se puede ver, los escenarios están más detallados y la iluminación ha mejorado

El apartado sonoro se mantiene a buen nivel: efectos de sonido tiene los justos y necesarios, pero tiene músicas de vez en cuando, algo que la primera parte apenas tenía, de estilo electrónico y a veces algún matiz de chiptune.
El doblaje anglosajón, ya que yo he jugado el juego con voces en inglés, es destacable, te ríes con la hiperactividad de Wheatley y su nerviosismo al hablar, además de sus incoherencias.
Un aspecto a destacar es el humor a lo largo de casi todo el juego, y el doblaje contribuye en gran medida.
De hecho al principio ya se ríen de la protagonista porque no habla nunca, y más tarde se refieren a ella como muda. Si a cosas como esa, además de las incoherencias y pensamientos en voz alta que balbucea Wheatley a toda velocidad no las acompañamos de una buena interpretación en el doblaje está claro que se perdería gran parte de ese humor.

Pantallazo azul en Portal 2
No hay quien se libre de los dichosos pantallazos azules

Conclusión: Nos encontramos ante un título con una gran jugabilidad, muy original, con una historia contada mediante pequeños detalles y conversaciones, de forma que no dan todo mascado, y con un gran doblaje. ¿Las pegas? Que se puede hacer corto, aunque tiene una duración mayor que la primera parte, pero no mucho más; y que al menos en mi opinión, ciertas partes de las viejas cámaras de prueba de Aperture (esas que están taaaaaan abajo) se hacen aburridas.

Nota: 8,5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.