¿Está el PC condenado a desaparecer?

IBM PC 5150

Mucho se ha hablado del fin de los PCs tal y como los conocemos, es algo cíclico, cada pocos años se trata siempre el mismo tema, pero el caso es que los PCs siguen estando entre nosotros, por mucho smartphone y tablet que haya.

Si es cierto que las ventas de ordenadores de sobremesa han descendido muchísimo estos últimos años a favor de los portátiles, que aun siendo menos potentes cumplen perfectamente para las necesidades de la mayoría de la gente, si bien para ciertos usos en los que se requiere más potencia se quedan cortos en comparación con los sobremesa. El consumidor medio en general escoge un portátil lógicamente por la portabilidad, sobre todo ahora que todo el mundo tiene router wifi y el hecho de llevarte el ordenador de una habitación a otra no hace que te quedes sin internet, y también por temas de espacio, ya que no tiene nada que ver un portátil con un «muerto» de torre de pc de sobremesa, teniendo la pantalla, teclado, ratón y altavoces aparte y toda la maraña de cables entre medias.

Pero pese a todo, un portátil no deja de ser un PC, con un sistema operativo bien completo que permite hacer de todo, y con su teclado y su ratón (porque seamos sinceros, el touchpad para una emergencia te saca del apuro, pero no es nada práctico comparado con un ratón). Cambia la forma, pero la utilización y posibilidades son exactamente las mismas.

Por otro lado tenemos los novedosos smartphones y tablets. Qué decir de los smartphones… realmente es impresionante poder consultar nuestro correo electrónico, acceder e incluso subir fotos a Facebook, Twitter, navegar por internet, tener juegos en 3D con gran calidad gráfica, reproducir vídeo en HD, disponer de miles de aplicaciones… todo esto en nuestro teléfono móvil.
Las tablets vienen a ser más o menos lo mismo, sólo que sin la posibilidad de utilizarlas de teléfono móvil y con una pantalla mucho más grande, lo que las favorece mucho en comparación con los smartphones a la hora de navegar por internet o ver vídeos.

Mientras que los smartphones cumplen su función a la hora de acceder al correo, redes sociales y utilizar programas de mensajería instantánea fallan a la hora de navegar por internet, debido a que tienen pantallas muy pequeñas y con una resolución insuficiente.
En este apartado los tablet salen muy favorecidos, ya que no tienen esas carencias en la pantalla, ni de tamaño ni de resolución, e incluso se podría decir que para el típico perfil de usuario que utiliza su PC para visitar unas pocas webs y usar algún servicio de mensajería instantánea uno de estos aparatos sería suficiente para él, véase el típico usuario Marca/Tuenti/MSN.

Otra carencia de estos dispositivos se podría decir que son los juegos, aunque esto ya es algo secundario, pero es irónico que ciertos smartphones puedan mostrar unos gráficos tan buenos para luego echarlo todo por tierra con unos controles táctiles metidos con calzador en juegos que se deberian jugar con stick analógico y botones de toda la vida.

Hablando de controles táctiles, no se puede negar que el combo teclado+ratón es mucho más rápido y ágil que «pinchar» con el dedo y escribir en un teclado táctil, y la verdad no me imagino a nadie haciendo algo «serio» en uno de estos dispositivos, como pueda ser escribir documentos largos en algún procesador de textos, programar, o utilizar el Photoshop o cualquier software de diseño gráfico. En resumen, que para visitar cuatro webs y poco más un tablet está muy bien, pero no le saques de ahí. Y un smartphone ni eso.

Otro punto diferenciador son los sistemas operativos empleados en esos dispositivos, de los cuales los más conocidos son iOS(Apple), Android(Google) y Windows Phone 7(Microsoft). Lógicamente son SOs pensados para dispositivos móviles y están adaptados para ello, pero en comparación con un Windows, MacOS, una distro de GNU/Linux, o cualquier SO de PC, están muy capados y tienen muy pocas posibilidades.

Aunque esto podría cambiar de aquí a unos años, sobre todo por el reciente anuncio de Microsoft de que habrá versión para ARM de Windows 8. ARM es la arquitectura de los procesadores empleados en móviles y tablets, y el lanzamiento de un SO realmente completo y funcional podría cambiar mucho las cosas, y al ser de Microsoft seguramente tendría una versión del paquete ofimático Office, y posiblemente Photoshop y demás software para profesionales.

Si esto fuera posible, algo que he pensado más de una vez que podría ser el futuro, sobre todo habiendo ya procesadores para móviles con frecuencias de más de 1 ghz y con varios núcleos, y con 1 GB de RAM, es una especie de dock para el móvil, para suministrarle electricidad y poder conectarle un teclado, un ratón y una pantalla lcd en condiciones, de 17 o 19 pulgadas, si no más, y poder trabajar como si de un PC convencional se tratara, sin ocupar tanto espacio como una torre de sobremesa y teniendo de esa forma una portabilidad total de nuestro datos según usemos el móvil por separado o lo enchufemos al dock para hacer cosas «serias».

Quizás en comparación con los PCs convencionales, tanto sobremesa como portátiles, se quedarían cortos para ciertas tareas, pero para muchísima gente sería suficiente, incluso para uso ofimático o diseño gráfico. De hecho, como era de esperar, no he sido el único al que se le ha ocurrido algo así, y vi hace unos días un vídeo del Motorola Atrix que es más o menos lo mismo que yo digo más arriba, sólo que el dock imita a un portátil:

Yo opino que hasta que se perfeccionen y masifiquen inventos como el del vídeo anterior, seguiremos teniendo PCs convencionales para rato, puesto que ni smartphones ni tablets son realmente un reemplazo y no sirven para muchas cosas.

¿Qué opináis vosotros?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.