Dark Souls, esta vez sí

Dark Souls logo

No era la primera vez que jugaba. Lo empecé en su versión de XBOX 360 cuando salió, pero lo dejé a medias en la muy odiada por muchos jugadores ciudad infestada. Esta vez, con la edición ‘Prepare To Die’ en Steam, estaba decidido a terminar Dark Souls sin guía de ningún tipo, por mis propios medios, y después de tres meses lo he conseguido.

Dark Souls no es un juego al uso. Ni es el típico juego de acción en tercera persona, porque el equipamiento, estadísticas, farmeo y subida de características tienen mucho peso y son elementos propios de RPGs; y a su vez tampoco es el típico RPG puesto que en los combates no hay turnos que valgan y todo depende de nuestra habilidad al atacar, bloquear, esquivar o parar ataques.

Burgo de los no muertos
En la ciudadela medieval del burgo de los no muertos

Algo muy peculiar es que apenas se explica nada del juego. Sí, hay un pequeño «tutorial» al principio, pero muy muy básico, y prácticamente todo lo tiene que ir descubriendo el jugador. Desde los tipos de daño que causan las armas —normal, cortante, estoque o golpe— a como influye el peso del equipo en la movilidad del jugador. Esa es gran parte de la gracia del juego, el ir descubriendo todo por uno mismo, ya no sólo las mecánicas y como funciona el equipamiento, si no explorar los distintos entornos y ver por donde avanzar. Por ese motivo usar una guía arruinaría en gran parte la experiencia de juego, y yo sólo lo recomendaría para en una segunda o tercera vuelta ver esas zonas o cosas que nos habíamos perdido.

Capilla de los no muertos
Iglesias y catedrales encontraremos unas cuantas

Respecto a su dificultad, personalmente creo que se exagera mucho. No es un juego fácil, eso está claro, pero es que últimamente con los juegos modernos nos hemos acostumbrado a que todo sea demasiado fácil y se pueda avanzar de continuo y apenas haya penalización por morir, no sea que el jugador se frustre y abandone el juego. En Dark Souls tenemos las almas, que sirven tanto como experiencia que se gasta para mejorar las estadísticas de nuestro personaje como de moneda de cambio a la hora de comprar objetos y pagar los servicios que ofrecen los distintos PNJs que nos encontraremos. Pues al morir perderemos las almas que tuviéramos en ese momento, aunque podremos recuperarlas si volvemos al punto en que morimos anteriormente. El problema viene cuando después de morir, volvemos a morir antes de poder recuperar las almas perdidas. En ese caso se habrán perdido definitivamente, y en ocasiones será muy frustrante porque perderemos muchísimas almas, quizás las conseguidas en una sesión de dos o tres horas de juego. Eso hace que haya penalización por morir, además que el personaje revivirá en la última hoguera visitada —que vienen a ser como los checkpoints de otros juegos, donde además nos podemos curar y rellenar los frascos de Estus— y a veces están muy alejadas unas de otras, por lo que al morir en un combate contra un jefe no reapareceremos precisamente justo al lado.

Alvina
Hay ciertos personajes con los que podremos hacer pactos

Dicho esto, queda claro que se penalizan las muertes, pero también hay bastantes trampas y situaciones puestas a mala idea, como por ejemplo el tener que pelear por cornisas y sitios estrechos donde al mínimo golpe —o bloqueo con escudo de este— nos precipitaremos al vacío con una muerte segura, o también tenemos los cofres «con sorpresa», y quien se haya topado con ellos sabrá de lo que hablo. Estas situaciones hacen que tengamos que ir con cuidado, enfrentando a los enemigos con calma y no metiéndonos a lo loco en la boca del lobo dando espadazos a diestro a siniestro. Es cierto que hay algunas situaciones puntuales que sí son bastante jodidas, pero no habrá más de tres o cuatro en todo el juego. También en ocasiones más vale farmear unas almas para mejorar o adquirir nuevo equipo que nos pueda ser útil en la zona o contra el jefe en cuestión, que seguir dándonos cabezazos contra la pared dependiendo única y exclusivamente de nuestra habilidad. Muchas veces no se trata sólo de simplemente equiparse armas o armaduras «mejores», si no equiparse sabiamente según nos interese más tener una velocidad de ataque más rápida o más alcance; mayor movilidad o mayor defensa; aparte de tener en cuenta el tipo de daño que queremos causar o del que nos queremos proteger.

Edificio de pinturas en Anor Londo
En situaciones como esta el más mínimo error puede causarnos la muerte

La ambientación en general es sublime —todo muy oscuro y siniestro—; con castillos, catedrales y palacios medievales, además de otros entornos menos agradables como las cloacas o las catacumbas. Lo mejor de todo es que están interconectados unos con otros, de forma que juntos componen un mundo dando la impresión de que el juego es un todo y no una sucesión inconexa de niveles.

Anor Londo
En Anor Londo hay unas vistas impresionantes

En cuanto a los enemigos se puede decir que hay un poco de todo, desde débiles pero que atacan muchos a la vez, de ataque a distancia, de los que envenenan, que echan maldiciones, reviven esqueletos o son fuertes de por sí, como los caballeros plateados, a los que más vale combatir de uno a uno o nos veremos en serios apuros. Hablando de los jefes, en ocasiones estos están bastante descompensados, siendo algunos bastante difíciles y otros que apenas entrañan dificultad, sin seguir una progresión lineal clara a lo largo del juego. Se hace muy raro ver como después de un jefe difícil viene otro que es un mero entretenimiento.

Ruinas de los demonios
Con un arma potente mejorada a +10 o +15 estaremos en condiciones de enfrentarnos de tú a tú a enemigos muy peligrosos

En cuanto a la historia la verdad es que no me enteré de gran cosa… quizás porque al ser la primera vez que lo jugaba avancé muy lento y le perdía el hilo una y otra vez, aparte que en alguna ocasión se me pasó más de una semana sin jugar. Hay quien dice que detrás de todo ese mundo tan desolado hay una bonita historia… ya veré en la segunda vuelta a ver si me entero por fin.

Archivos del duque
Los enemigos que encontraremos en los archivos del duque pueden parecer realmente duros si no vamos bien equipados

La banda sonora se compone de unos pocos temas que sólo suenan en puntos clave. No es un juego que tenga siempre una música de fondo sonando, pero las pocas veces que suenan rayan a gran nivel, como las melodías del enlace del fuego, combates contra jefes o el combate final.

Cima de la fortaleza de Sen
Entrada bloqueada

A todo esto, Dark Souls me ha gustado mucho y pienso rejugarlo en otra ocasión, aunque no ahora. No sólo por volver a ver todo el juego ya sabiendo por donde ir, y en resumen, sabiendo jugar ya bien, si no porque del contenido extra incluido en la ‘Prepare To Die Edition’ creo que no he visto nada, y me gustaría explorar esas zonas que no vi por negarme a usar guía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.