A Bastard’s Tale: La práctica hace al maestro

A Bastard's Tale logo

Un pequeño juego que me ha sorprendido muy gratamente. No esperaba gran cosa, sólo lo compré por la cantidad de críticas positivas que tenía, con varios comentarios haciendo referencia a que era una especie de Dark Souls en 2D, y sobre todo porque estaba muy barato, poco más de un euro.

Con lo del «pequeño juego» me refería a que es un juego corto, simple, y sin mucha ambición en cuanto al apartado gráfico. Tampoco tiene historia, simplemente el protagonista es un tipo que va por ahí con su armadura y su espada bastarda enfrentándose a todo tipo de enemigos, desde granjeros a trolls u hombres lobo.

Según lo dicho en el párrafo anterior, podría parecer que el juego no vale la pena. Pero es que todo lo anterior es secundario y en lo que realmente destaca A Bastard’s Tale es en la jugabilidad, simple pero efectiva. Se puede atacar y bloquear en tres direcciones distintas, rodar hacia atrás y caminar hacia derecha o izquierda. Esta serie de acciones son más que suficientes para enfrentarnos con todos los enemigos que nos vayan saliendo al paso.

Granjero amenazante con rastrillo
Empezamos peleándonos con granjeros

La mecánica consiste en que en la gran mayoría de los casos nos enfrentaremos contra enemigos con mayor alcance y más rápidos que nosotros, entonces hay que bloquear los ataques esperando el momento oportuno para atacar. Estos ataques pueden ir por la izquierda, la derecha o desde arriba, y tendremos que bloquear en la dirección correcta para no comernos los golpes. A su vez el personaje protagonista también puede atacar en tres direcciones distintas. Normalmente esto será indiferente, pero algunos enemigos son inmunes a uno de los tres ataques, o bien alguno lleva escudo y habrá que fijarse en no atacar en la dirección de este.

Toro embistiendo a punto de ser golpeado
Con toros…

Al final todo se reduce a morir una y otra vez, intentando quedarse con las animaciones de ataque en cada dirección y mejorando nuestros reflejos para ser capaces así de parar todos o casi todos los golpes a tiempo. Es un juego muy de ensayo y error, quizá un poco para masoquistas, porque a veces llega a ser realmente frustrante, aunque tampoco es injusto. La clave es que una vez dominado resulta muy gratificante y entonces se puede completar en veinte minutos perfectamente. Pero hasta llegar ahí son necesarias (o al menos yo sí que las necesité) horas y horas de práctica. Resumiendo, un juego muy de la vieja escuela, donde la gracia está en conseguir dominarlo para ser capaz de pasarlo en un rato, más que tener un recorrido fijo sin complicaciones que dure varias horas.

Hombre lobo con dos espadas al ataque
Y hasta con hombres lobo

Troll a punto de golpear con un tronco
Y trolls

La primera vez que se completa el juego, se da la posibilidad de empezar un NG+, que consiste en volver a jugarlo desde el principio pero con la dificultad aumentada, lo que significa que los enemigos atacarán más rápido y será más complicado prever por donde irán sus golpes. Y si con esto no hemos tenido suficiente, también está el NG++, aún más difícil.

Caballero con espada larga
Pero también con caballeros hechos y derechos

Por último está el modo ‘Endless Fighter’ que consiste en ir enfrentándose a hordas de enemigos uno detrás de otro hasta que caigamos, y entonces hacer recuento del número de muertes. Una particularidad de este modo es que los enemigos que irán saliendo al paso son aleatorios, siguiendo ciertos criterios que harán que cada vez vayan siendo más duros, pero no siempre en la misma medida, lo que también hace que entre en juego el factor suerte. La otra particularidad de este modo es que no hay pociones, sólo se recupera la barra de vida cada vez que matemos a diez enemigos y cambiemos de nivel.

Lancero aproximándose
No siempre es recomendable bloquear ataques. Contra armas de largo alcance es mejor rechazar el ataque…

Lancero vulnerable
…y aprovechar para atacar cuando el enemigo queda vendido

En mi caso he sido capaz de terminar el juego en NG++ y de hacer 35 muertes en el modo ‘Endless Fighter’. Me han quedado dos logros por sacar, uno que se consigue derrotando 57 enemigos en el modo ‘Endless Fighter’, que lo doy prácticamente por imposible, y otro que es lo mismo pero con 107. De este último ya ni hablemos, el propio logro se titula ‘Impossible’, así que para qué decir más.

Jefe final cargando con lanza de justas
El choque es inminente

Resumiendo, un juego recomendable si buscas un arcade sencillo para masoquistas, en el que a base de frustración y práctica se va mejorando y la sensación al ir superando los distintos tipos de enemigo es muy satisfactoria. No es para todo el mundo, así que quien busque un juego donde avanzar continuamente sin complicaciones para terminarlo cuanto antes y a otra cosa, en A Bastard’s Tale no lo encontrará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.