Al fin pude probar la realidad virtual y…

Fotograma de la película Johnny Mnemonic

Debo reconocer que quedé decepcionado, y eso que llevaba con el hype desde que se anunciaron las primeras Oculus Rift allá por 2013. Lo primero que me gustaría aclarar es que el visor RV que probé fue el HTC Vive, con sus respectivos mandos estilo Wii. La tan cacareada sensación de inmersión no deja de ser el hecho de que la imagen ocupa TODO tu campo de visión, siendo algo similar a aquella pantalla en forma de cúpula del cine Imax que recuerdo de disfrutar de niño en los 90 en varias excursiones con el colegio.