System Shock: un clásico adelantado a su tiempo

Carátula System Shock

Después de haber leído maravillas del famoso System Shock 2, este era un juego que tenía pendiente desde hace ya tiempo. Pero cuando llegó el momento me pregunté porque no jugar antes a la primera parte, aunque siempre me sorprendió que sólo se hablara del segundo y este se ignorara. Eso fue algo que me echó para atrás, y también me desanimó el ver algunas capturas de pantalla, donde el juego se veía quizás «demasiado antiguo», con unas 3D muy primitivas.

A pesar de todo ello le di una oportunidad, pues había leído buenas opiniones de gente que lo había jugado y me pareció interesante el hecho de que aunque pasó desapercibido en su época, fue en cierto modo revolucionario.

Rayman, mi primer juego de sobremesa

Carátula Rayman

Eran las navidades del 97 y yo tenía 9 años cuando mis padres compraron un PC.
Con la idea de que para los trabajos del colegio habría que comprar una enciclopedia, y estas eran carísimas, a mi madre se le ocurrió que casi mejor comprar un ordenador, que costaba prácticamente lo mismo, y conseguir la Encarta pirata, así además nos modernizábamos un poco, que eso de la informática era el futuro, y ya de paso yo dejaba de dar la coña con que quería una consola de sobremesa, sobre todo después de haber probado el Super Mario 64 en un Alcampo.

Deus Ex : Human Revolution, o como recuperé la fé en los juegos actuales

Deus Ex HR logo

Llevaba mucho tiempo sin jugar a nada actual, quitando el GTA V podría llevar perfectamente dos años sin jugar a ninguna novedad. Lo que jugaba eran juegos de hace años —algunos de hace demasiados, considerados abandonware— y juegos indies, que si bien siguen sacando muchísimos —y por tanto se podrían considerar actuales— se desmarcan de las tendencias de la industria bien apostando por fórmulas usadas en juegos antiguos, consideradas por la industria del AAA como obsoletas y caducas, o bien centrándose en crear unas mecánicas originales, lejos de crear productos clónicos.

Análisis de Trine

Trine artwork

En un principio no me había llamado demasiado la atención, a simple vista era un plataformas de desarrollo lateral pero con unos gráficos 3D que no tienen nada que envidiar a los de los juegos actuales. Cierto día lo vi en Steam al 75% de descuento y lo pillé, pero no fue hasta unos meses después cuando me dio por probarlo, mando de XBOX 360 en ristre.

Primal Carnage

Se trata de un FPS multijugador con la particularidad de que se enfrentan dos bandos muy diferenciados: humanos y dinosaurios, sí, así como suena.
Quién haya jugado al modo enfrentamiento del Left 4 Dead 2 sabrá de sobra lo divertido que es y las risas que te echas jugando como infectado, tendiendo emboscadas junto con tus compañeros y sorprendiendo por la espalda a algún incauto que se separe un poco del grupo.

Por lo que se ve en el vídeo hay dos tipos de dinosaurios: los velocirraptores, para sorprender atacando rápidamente por la espalda, o los T-Rex, que aunque mucho más lentos son más resistentes y pueden permitirse el lujo de un ataque frontal.

–Borraron el primer tráiler, así que ya no encuentra disponible–

A quién le interese se podrá apuntar en breve a la beta desde la página oficial.

Your Favorite Martian y porque es tan jrande internet

Ayer al entrar en youtube me salió el vídeo 8 Bit World en portada:


Parece el típico homenaje retro con guiños a clásicos como Pacman, Mario, Zelda, Kirby, Paperboy o Duck Hunt, pero ese rap que se marcan YourFavoriteMartian y el colaborador invitado en esta ocasión, Hoodie Allen, con esa base chiptune y ese estribillo tan pegadizo hace que esta melodía esté resonando en mi cabeza continuamente.

Distrito 9

district 9 cover
Vi esta película hace un par de días y me dejó impresionado, y es que se aleja de todos los tópicos, ya que ni los alienígenas son malvados invasores que quieren destruir o esclavizar a la humanidad ni son los «pobrecitos» de Avatar.

La dificultad en los juegos

Colección de juegos difíciles

Ahora que estoy rejugando el primer Metal Gear Solid (PSX) por enésima vez, en modo difícil, se da uno cuenta de la emoción y el reto que supone una dificultad en condiciones, que te obligue a «jugar bien», esforzándote al máximo por no cagarla porque hay poco margen de error. Las otras veces lo he jugado siempre en normal, y aunque no es demasiado facilón tampoco ofrece grandes retos, no hay que esforzarse para terminarlo.