A Bastard’s Tale: La práctica hace al maestro

A Bastard's Tale logo

Un pequeño juego que me ha sorprendido muy gratamente. No esperaba gran cosa, sólo lo compré por la cantidad de críticas positivas que tenía, con varios comentarios haciendo referencia a que era una especie de Dark Souls en 2D, y sobre todo porque estaba muy barato, poco más de un euro.

Con lo del «pequeño juego» me refería a que es un juego corto, simple, y sin mucha ambición en cuanto al apartado gráfico. Tampoco tiene historia, simplemente el protagonista es un tipo que va por ahí con su armadura y su espada bastarda enfrentándose a todo tipo de enemigos, desde granjeros a trolls u hombres lobo.

Rayman, mi primer juego de sobremesa

Carátula Rayman

Eran las navidades del 97 y yo tenía 9 años cuando mis padres compraron un PC.
Con la idea de que para los trabajos del colegio habría que comprar una enciclopedia, y estas eran carísimas, a mi madre se le ocurrió que casi mejor comprar un ordenador, que costaba prácticamente lo mismo, y conseguir la Encarta pirata, así además nos modernizábamos un poco, que eso de la informática era el futuro, y ya de paso yo dejaba de dar la coña con que quería una consola de sobremesa, sobre todo después de haber probado el Super Mario 64 en un Alcampo.